ACELGAS COMO EL ALIMENTO SALUDABLE DE LA SEMANA

La acelga se llama Beta vulgaris, Variedad Cicla; pertenece a la Familia de las Amarantáceas; las acelgas y el betabel pertenecen a la misma especie y familia; el betabel se domesticó modificando la raíz y las acelgas, modificando las hojas; estos cultivos se originaron en Europa, en el Mediterráneo y las acelgas, rápidamente se comenzaron a producir en todas las zonas templadas del mundo; llegaron a México en el siglo XVI.

100 gramos de Acelgas nos proporcionan 20 kilocalorías; macronutrientes: Grasa: 0.3 gr; Proteína: 3 gr; Carbohidratos: 3 gr; azúcares 1.1 gr; fibra soluble: 1.6 gr, a través de la cual se mejora la microflora y la digestión.

 

Si preparamos una ensalada con medio kilo de acelgas; estaremos comiendo un total de 100 kcalorías; así que se puede consumir de manera abundante, sobre todo las personas que acostumbran a comer grandes volúmenes de comida y que desean bajar de peso.

100 gramos nos aportan: Vitamina A: 306 microgramo (ug); Beta Carotenos: 4.35 mg; Vitaminas del complejo B; Tiamina B1: 0.06 mg; Riboflavina B2: 0.25 mg; Niacina B3: 0.68 mg; Ácido Pantoténico B5: 0.163 mg; Piridoxina B6: 0.085 mg; y Ácido fólico B9; Vitamina C: 30 mg; Vitamina E: 1.9 mg; Vitamina K: 327 ug.

Las acelgas son una buena fuente de minerales: Calcio: 71 mg; Fósforo: 36 mg; Hierro: 5.3 mg; Magnesio: 86 mg; Manganeso: 0.334 mg; Potasio: 549 mg; Sodio: 179 mg; Cobre: 1.4 mg; Zinc: 2.9 mg.

El Instituto Nacional de Cancerología de los E. U. y el Instituto Nacional de la Nutrición de México, recomiendan consumir las verduras, sobre todo las de hoja verde oscuro, para prevenir los más variados tipos de cáncer; los principales antioxidantes de las verduras verdes son la epigenina, el ácido alfa lipóico, la luteína, la zeaxantina, y varios flavonoides que ayudan a eliminar los radicales libres que dañan el material genético, el ADN de cada célula.

Por éstas razones, se recomiendan consumir al menos tres raciones de 300 gramos de verduras cada día para una persona de 60 kilos; sobre todo, considerando que al menos la tercera parte de la población mexicana tiene cáncer; y que ésta enfermedad no se detecta ni se manifiesta sino después de 3 a 5 años, y a veces más años.

En particular la epigenina de todas las verduras, se ha estudiado como alimento anticáncer porque destruye la caparazón de mucina, una capa de proteína que cada célula cancerosa fabrica para protegerse de los linfocitos del sistema inmune y de las sustancias que se usan en las quimioterapias; o bien, las sustancias de algunas plantas con efecto antineoplásico como la Petiveria, una de las Fórmulas Herbolárias desarrolladas en el Programa Universitario de Plantas Medicinales del Departamento de Fitotecnia, de la Universidad Autónoma Chapingo, bajo la dirección del Dr. Erick Estrada; y que se usa como terapia complementaria a los tratamientos oficiales.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *