Es la mujer la que elige a la pareja para tener hijos

La mujer detecta con el olfato una proteína que produce el sistema inmunológico del hombre y cuando detecta que es compatible para tener hijos sanos y fuertes, su cerebro libera dopamina con el fin de que ella se enamore; el hombre, no tiene esa capacidad olfativa; así que, es la mujer la que elige a la pareja para tener hijos.

 

A la proteína que detecta la mujer a través del olfato, se le conoce como “complejo mayor de histocompatibilidad” y es producida por el sistema inmune del hombre, la cual activa los receptores olfativos femeninos y de manera inmediata el cerebro de la mujer libera dopamina, dando inicio al enamoramiento.

 

En realidad, la mujer detecta un sistema de genes totalmente diferentes a los suyos con la posibilidad de procrear hijos sanos y fuertes; y por lo tanto, el atractivo físico del varón, pasa a segundo término. Cuando una mujer huele esta proteína de sus hermanos o familiares cercanos, inmediatamente detecta que los genes son muy similares y por lo tanto no se libera dopamina ni hay enamoramiento; los genes deben de ser muy diferentes para que haya atracción y deseo de formar una familia.

 

Los hombres, al no oler esta proteína de la mujer, los parámetros de selección son más visuales; les llama la atención características de fertilidad como ser jóvenes, senos grandes y caderas anchas, lo cual hace más probable tener hijos y ser bien alimentados.

 

Una vez que la mujer ha seleccionado pareja, se activan diversos procesos químicos cerebrales; además de dopamina, libera oxitocina, factor de crecimiento hormonal, serotonina y neuromelanina, ésta nueva química da como resultado sentirse felices, ser obsesivos y sentir celos e ira.

 

La dopamina produce la sensación de la pasión, deseo sexual, mucho placer y emoción; este estado de enamoramiento dura en promedio tres años; durante y tiempo después del cual continua la relación de pareja a través de la oxitocina, la hormona encargada de producir orgasmos muy placenteros, además de aumentar la capacidad de memoria y de aprendizaje.

 

Cuando la pareja trasciende la primera etapa, el enamoramiento apasionado se transforma en un sistema amoroso compasivo con la capacidad de razonamiento y entendimiento para aceptar los defectos mutuos y resolver los problemas en pareja; en esta etapa se desarrolla la necesidad de convivir con los seres queridos, ampliar los vínculos sociales y afectivos, dando como resultado una madurez que puede hacer que la relación de pareja dure varias décadas.

 

El hecho de que sea la mujer la que elija pareja, se atribuye a que su período reproductivo es mucho más corto; prácticamente la mitad de años que el período reproductivo del hombre.

 

Toda esta información fue dada a conocer por el Dr. Eduardo Calixto González, Jefe del Departamento de Neurología, del Instituto Nacional de Psiquiatría, a través de Blanca Valadez, Milenio, 13-II-2015, p. 45.

 

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *