Proponemos al betabel como el alimento saludable de la semana

El Betabel ó Remolacha se llama Beta vulgaris y pertenece a la Familia de las Chenopodiaceae; es una hierba anual, bienal o perenne originaria del Mediterráneo y se cultiva hace más de 8 mil años y varias decenas de variedades genéticas permite su cultivo en primavera o invierno; tanto en climas fríos y templados, como tropicales calurosos y el tubérculo se consume como hortaliza o para producir azúcar de manera industrial con el 20% de su peso en sacarosa, conocida como azúcar blanca; las variedades para comer en ensalada o jugos contienen menos de la mitad: 10% de carbohidratos y 8% de azúcar; los españoles trajeron a México la que se consume como hortaliza o para jugos en el siglo XVI.

Del betabel se extrae un colorante comercial inocuo (no tóxico), el E-162 o Rojo-Remolacha, pues contiene dos pigmentos que no se digieren; la Betacianina y la Betaxantina, los cuales se usan para teñir jugos y otros alimentos procesados y en la Medicina Natural se usa para medir el tiempo del ciclo metabólico; las horas que pasan cuando se consume un alimento y los deshechos son evacuados; si pasan más de 6 horas sin evacuar los alimentos pigmentados de rojo; puede haber estreñimiento o intestino perezoso, lo cual se corrige consumiendo más verduras, frutas y agua y haciendo un poco de ejercicio; pues el estreñimiento es factor de riesgo de cáncer de colon y es el cáncer que más rápido está creciendo en México con un 38%. El Instituto Nacional de Cancerología recomienda consumir betabel para prevenir varios tipos de cáncer, pues 100 gr tienen 840 unidades de antioxidantes, los cuales protegen de daños o errores al replicar el material genético de cada célula y recomienda un total de 3 mil unidades por día.

100 gramos de betabel proporcionan 37 kilocalorías; Grasa 0.15 gr; Proteína 2 gr; Fibra 3 gr; Carbohidratos 10 gr de los cuales 8 son sacarosa, por lo que tiene un Índice Glicémico de 64 unidades, en comparación de 100 de la glucosa pura; así que los diabéticos que hacen un poco de ejercicio lo pueden consumir con prudencia y vigilando los niveles de glucosa.

Es un buen mineralizante: Calcio 23 mg; Fósforo 73 mg; Potasio 325 mg; Sodio 78 mg; Magnesio 23 mg; Hierro 2 mg; Cobre 0.66 mg; Zinc 2.45 mg.

También el betabel es un buen multivitamínico: Vitamina A 2 microgramos (ug); Vitaminas del complejo B: B1 Tiamina 0.05 mg; B2 Riboflavina 0.05 mg; B3 Niacina 0.38 mg; B6 Piridoxina 0.07 mg; trazas de B9 ácido fólico; Vitamina C 30 mg; Vitamina E 0.4 ug; Vitamina K 0.2 ug.

El betabel es fuente de fitoestrógenos; así que es aún más recomendable su consumo por las mujeres con molestias durante la menopausia y al mejorar la absorción del calcio de la dieta, previene la osteoporosis.

La Dra. Edita Hernández estudió el Betabel como parte de un licuado ideal para la alimentación y nutrición de más de 40 mil enfermos de los más variados tipos de cáncer, incluso ya con metástasis; y los resultados publicados reportan un 90% de eficacia y la misma Dra. Hernández sobrevivió a la metástasis generalizada a los 19 años y murió sin cáncer a los 86 años. Dedicó toda su vida al estudio de la dieta vegetariana cruda como la mejor terapia complementaria para los enfermos de cáncer. (Memorias del V Congr. Latinoamer. de Medicina Natural y Tradicional, SOLAMENAT, 2005).

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *