Políticas públicas deben atender desigualdad a través de una mejor distribución del ingreso y la riqueza

• CEFP presenta libro de Branco Milanovic, quien asegura que no se tienen datos precisos de ese desequilibrio “por reticencia de ricos a participar en encuestas”

Por: Alberto Vega Vieyra*
México Dic. 4.-El director de Estudios Hacendarios del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP), José Antonio Montero Villa, resaltó la necesidad de tener políticas públicas que focalicen el gasto público para mejorar la equidad en la distribución del ingreso y disminuir la pobreza, debido a que México es la segunda nación con mayor desigualdad entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Durante la presentación del libro “Desigualdad mundial, un nuevo enfoque para la era de la globalización”, del economista Branko Milanovic, el directivo del CEFP indicó que el gasto social aumentó de 8 a 14.1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), del año 2000 al 2016, y se destinan más recursos a las áreas geográficas y población más pobres, de acuerdo con los índices de marginación.

Sin embargo, sostuvo que “pese a los esfuerzos para combatir la pobreza a través del gasto social, aún hay vacíos que cubrir y acciones que corregir para una adecuada redistribución y más eficiente aplicación de los recursos públicos, a fin de beneficiar a las familias más vulnerables”.

Por ello, señaló la importancia de investigar la distribución de los ingresos, la desigualdad económica y social, y su expresión a través de la pobreza, ahondando los efectos que la globalización, la apertura económica y el cambio tecnológico han tenido sobre la repartición de los recursos.

Las propuestas del libro de Branko Milanovic, afirmó, enriquecerán la agenda pública de México para mejorar la redistribución de la riqueza, reducir la pobreza y ampliar la inclusión social en el desarrollo nacional.

El autor, un economista serbio-estadounidense, especialista en desigualdad económica y economía de la pobreza y del desarrollo, consideró que la globalización tiene dos vertientes: unos países se han beneficiado de ella mientras que otros registran avances mínimos, abriéndose la brecha entre las naciones.

Destacó que las clases medias se compactan, debido a que el 10 por ciento de las personas concentran más del 90 por ciento del capital en los países ricos.

Comentó que se requiere una mayor participación de los trabajadores, a través de la productividad de su mano de obra y alentando la pequeña inversión. Este esquema, consideró, es susceptible de aplicarse en México.

Indicó que el porcentaje de la clase media mexicana “es bueno”, aunque la cobertura de servicios en los hogares en México es inusualmente baja. Además, agregó, los sondeos sobre ingresos no reportan todas las cifras a las autoridades fiscales, porque “hay reticencia de los ricos a participar en las encuestas sobre ingreso-gasto”.

Igualmente, sostuvo, la distribución de ingresos está subestimada, ya que tampoco las personas más pobres lo reportan.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *