CDHDF urge a garantizar un entorno propicio y seguro para defensores de D.H.

· El reconocimiento a su labor, la investigación adecuada de ataques en su contra y la protección son sustantivos para el ejercicio de sus derechos.

Por: Alberto Vega Vieyra*
México, Dic. 8.-En el marco del 19 aniversario de la Declaración sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos (Declaración de las Personas Defensoras), aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1998, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) exhorta a autoridades del Gobierno de la Ciudad de México a garantizar el ejercicio de la defensa y la protección de sus derechos ante cualquier tipo de violencia y agresión que pueda poner en riesgo su vida e integridad.

Si bien tanto en la legislación nacional como en la local se encuentra plasmado el derecho a defender los derechos humanos, en la realidad su ejercicio enfrenta importantes retos en esta Ciudad. Uno de ellos se relaciona con el elevado número de agresiones perpetradas en contra de las personas defensoras de derechos humanos. La Relatoría por el Derecho a Defender los Derechos Humanos de la CDHDF registró de enero a octubre de este año, un total de 138 casos, de los cuales se contabilizaron 285 agresiones contra personas defensoras, que dan cuenta del contexto de vulnerabilidad para quienes defienden o promueven los derechos humanos.

Del total de casos, se cometieron 53 agresiones contra hombres; 28 agresiones contra mujeres; contra grupos compuestos por hombres y mujeres 48; grupos de mujeres 11 y grupos de hombres 2. En tanto que las más comunes son hostigamiento, agresión física, robo, acceso ilícito a sistemas y equipo de informática, así como obstaculización a la libre reunión.

Respecto a las mujeres defensoras se ha registrado el uso frecuente de redes sociales u otros medios de comunicación para amenazar u hostigar, donde prima el anonimato y no es posible ubicar de primera instancia quién o quiénes son las personas agresoras, sin contar aún con mecanismos que permitan atender esta nueva dinámica.

Por otra parte, a un año de haber entrado en vigor el Mecanismo de Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en el Distrito Federal, está pendiente la conformación de su Consejo Consultivo que es la representación de la sociedad civil, así como la discusión en torno a la Reforma de la Ley de Protección que dio origen al Mecanismo, sobre la definición de periodista, que en los hechos limita la protección de las personas que ejercen la libertad de expresión.

Otro reto es la atención a escenarios y contextos de riesgo como son las manifestaciones en la Ciudad de México, toda vez que diversas autoridades han ejercido ilegítimamente sus facultades y reprimido a personas defensoras de derechos humanos por considerarlas una oposición a su autoridad, como señaló la CDHDF en sus Recomendaciones 7/2013, 9/2015, 10/2015, 11/2015, 16/2015, 17/2015, 11/2016 y 14/2016[1]. Todas ellas se encuentran en proceso de cumplimiento.

A consideración de la CDHDF, la protección no es ni será suficiente si no se genera una política de prevención destinada a desarticular riesgos, atender las causas que generan y perpetúan las agresiones, desarticular patrones e identificar responsables. Es fundamental que se investigue y sancione a las personas responsables de haber cometido un delito en contra de personas defensoras, para abatir el círculo de impunidad que perpetúa un continuo de agresiones.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *