¿Y LOS DERECHOS DE LAS VÍCTIMAS?

Por Teodoro Rentería Arróyave

 

Un capo de las dimensiones de Joaquín, “El Chapo”, Guzmán Loera debe de analizarse, antes de cualquier otro argumento falaz o supuestamente válido, del daño que ha infringido a generaciones, sobre todo de jóvenes, no sólo en Estados Unidos, como falsamente se argumenta, sino del mundo y en forma directa a México.

No es entendible, en forma personal me niego a aceptar que los supuestos defensores de los derechos humanos pongan “el grito en el cielo”, será el grito del “Señor de los Cielos”, porque según ellos han sido vulnerados los del Jefe del Cártel de Sinaloa, porque fue trasladado, pobrecito, a deshoras de la noche o de la madrugada de este sábado-domingo del Penal de Alta Seguridad del Altiplano al Centro Federal de Readaptación Social, Cefereso número 9 de Ciudad Juárez, Chihuahua.

Es tal la presión, que las autoridades tuvieron que salir de inmediato para declarar que tal acción se debe a medidas de seguridad en vista de las obras que se llevan a cabo en el penal de Almoloya, Estado de México, en el que se habían reportado cortes en el suministro de la energía eléctrica. Todavía no se sabe si dichos cortes fueron provocados o al pésimo mantenimiento de la Comisión Federal de Electricidad.

 

Además, aclaran que el traslado nada tiene que ver con las solicitudes de extradición de “El Chapo Guzmán”, a Estados Unidos, donde es requerido por varias autoridades ante los múltiples juicios que le tiene abiertos.

 

El abogado del Capo de capos, José Refugio Rodríguez, se apresuró a declarar que el órgano de reclusorios violó las suspensiones provisionales que impedían el traslado de Guzmán Loera a otro penal y aseguró que se reunirá con su cliente para afinar la estrategia y solicitar a la Secretaría de Gobernación y a la Comisión Nacional de Seguridad, CNS, que el Chapo sea regresado al penal del Altiplano en el Estado de México.

 

El letrado asegura, además, que se violentaron dos amparos producto de los procesos contra la extradición, en los cuales se ordenó no trasladar al Chapo en tanto no se resolvieran los procesos solicitados por Estados Unidos. Entiéndase a Estados Unidos, no a otro penal del territorio nacional. El jefe del cártel de Sinaloa estaba recluido en el Penal del Altiplano, desde su detención el 8 de enero pasado.

 

La Secretaría de Gobernación, Segob, en un comunicado, informó a la CNS que el movimiento se había dado como parte de la estrategia de seguridad. “Dicho traslado se realizó con pleno apego a los Derechos Humanos del interno y obedece estrictamente a la política penitenciaria federal que forma parte de los protocolos de seguridad”.

 

Ante tal escándalo por el traslado de un penal a otro del narcotraficante calificado como el más peligroso y más conocido en el mundo, y en el entendido de que su derechos deben de ser respetados, es de preguntarnos: ¿Y los derechos de su miles de víctimas acaso valen un comino?

 

Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.mx, y www.clubprimeraplana.com.mx

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *