Industria Farmacéutica presentó propuesta de desarrollo del sector al gobierno de México.

México, Feb. 26.-Todo el sector farmacéutico permanece en suspenso ante la gran cantidad de frentes que la administración pública ha abierto en la realación con esta industria, lo que genera dudas ante las acciones que se van a desplegar tanto en el terreno de salud como en el fiscal, entre otros temas, manifestó Rafael Guar Cosío, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), quien puso como ejemplo la licitación “al vapor” que realizó el Seguro Popular, que sorprendió a los industriales del ramo, o la eliminación del esquema fiscal de compensación universal de IVA del que gozaban las compañía y que al ser suprimido les afecta en sus flujos de caja.
Al participar en la firma del Convenio entre Estudios Farmacológicos (HS) y el Grupo Español Saned, comentó que ni siquiera la Comisión Federal para la Protección de los Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) ha designado -a tres meses de iniciada la administración federal- a los comisionados en las distintas áreas normativas.
Insistió en que existen muchos frentes abiertos que generan preocupación entre las compañías farmaceúticas, quienes ya presentaron una propuesta de la industria al gobierno federal para contribuir al desarrollo del sector, el cual ante la incertidumbre que prevalece en muchos temas se ha unificado para atender juntos los retos de la nueva agenda.
En este sentido sostuvo que los industriales farmacéuticos tienen, además de la unidad consolidada, varios aliados como el Consejo Coordinador Empresarial, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), la Fundación para la Salud, (Funsalud) y la Universidad Nacional Autónoma de México, cuyos científicos, como los del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacit), trabajan estrechamente en diversas investigaciones para la industria.
Con todo, agregó, hay algunos cambios que favorecen al sector como el que sea la Secretaría de Hacienda la que realice las compras de los medicamentos y no cada una de las instituciones de salud, ya que ello garantiza el pago por las adquisiciones hechas a la industria.
Al respecto reveló que en la actualidad el ISSSTE todavía adeuda a la industria farmacéutica tres mil millones de pesos, cifra que por si misma muestra la relevancia que tiene el pago oportuno.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *