PARA GARCÍA MÁRQUEZ NO HAY SOLEDAD

Por Teodoro Rentería Arróyave

 

Aunque ya la familia lo había determinado, es de decirse que al fin las cenizas del gran escritor colombiano, americano, además de ciudadano del mundo, Gabriel García Márquez ya reposan en su tierra natal, Cartagena de Indias, muy cerca de la casa familiar que da al mar.

 

Lo que son las contradicciones que da la vida y hasta después de emprenderse el viaje al éter eterno; para placer de los que amamos la literatura, en el caso del autor de “Cien Años de Soledad”, prevalecerán las antípodas, en cuanto a su obra magna, puesto que Gabo, como le decían y le dicen los amigos y los familiares más cercanos, nunca jamás será un personaje de la soledad.

 

Como es de todos conocido, desde que 17 de abril de 2014, Gabriel García Márquez falleció en su querida Ciudad de México, donde creó la mayor parte de su obra, entre ellas a la que nos estamos refiriendo, Cien Años de Soledad, se inició no una disputa, por el contrario un clamor de varias ciudades por tener el honor de que reposaran las cenizas del Premio Nobel de Literatura.

 

Su poblado que lo vio nacer, Aracataca; la misma Ciudad de México, la ciudad capital de Colombia, Bogotá, entre otras muchas, pidieron el honor de recibir las cenizas del gran escritor. Inclusive se sugirió que las mismas fueron repartidas en varias partes del mundo.

 

Finalmente la familia determinó que el Claustro de la Merced de Cartagena de Indias fuera el lugar de reposo eterno del periodista, escritor, novelista, cuentista, guionista y editor, empiezo por el de periodista, porque el mismo García Márquez confeso que era “el mejor oficio del mundo”, y porque de esa práctica partió toda su carrera literaria.

 

Desde el 24 de este mayo de 2016, ahí fueron colocadas sus cenizas después de una travesía desde la Ciudad de México, en una ceremonia a la que asistieron cerca de 500 invitados, sus hijos Gonzalo y Rodrigo colocaron la urna y develaron el busto de su padre, mientras uno de sus nietos leía pasajes de su obra.

 

El rector de la Universidad de Cartagena, Edgar Parra Chacón -el claustro es parte de la Casa de estudios-, destacó el “inmenso honor que representa recibir las cenizas de Gabo”, y recordó que fue en esa ciudad donde el escritor, una vez abandonados los estudios de Derecho, se inició como periodista y donde sitúa la acción de varios de sus libros.

 

Lo que son las contradicciones de la vida y hasta después de ella, el autor de “Cien Años de Soledad”, jamás estará en soledad, es de los seres cuya obra que hereda a la humanidad, lo convierte en inmortal.

 

Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.mx, y www.clubprimeraplana.com.mx

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *