Problemática de migrante requiere del trabajo en red de todas y todos

Por: Alberto Vega Vieyra•

????????????????????????????????????

México, Ene 22.-La situación de las personas migrantes en México es un tema de política pública que debe atenderse con un protocolo de acción generalizado entre los tres niveles de gobierno y basado en una red de solidaridad ciudadana con total respeto a la dignidad humana, afirmó la Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Nashieli Ramírez Hernández.

En la presentación del libro “Reintegración Migrante, un modelo social, económico y empático con el entorno”, la Presidenta de la CDHDF expuso que es una problemática que debe resolverse integralmente por autoridades, ciudadanía, académicos, organizaciones y los propios migrantes.

Recordó que la Ciudad de México pasó de ser de tránsito a destino final de migrantes, ya sea de paso o en retorno, como se registra con los 135 deportados que arriban en promedio cada semana al aeropuerto capitalino. Indicó que 2 de cada 10 se quedan de forma permanente en esta Ciudad a buscar un modo de vida.

Ramírez Hernández manifestó que la CDHDF seguirá impulsando acciones integrales y de colaboración con el Gobierno capitalino, porque ya es problema local que requiere atención. Explicó que de 2012 a la fecha este Organismo tiene registradas 600 quejas relacionadas con la vulneración de los derechos de este grupo de población.

Por su parte, el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, se pronunció por utilizar todo el andamiaje institucional y acotar la brecha sobre la Ley y lo que ocurre realmente en el tema de la migración. Es urgente, dijo, atender no solo el retorno administrativo, sino social, cultural y humano porque el trato exigido en Estados Unidos a connacionales y de origen centroamericano, debe ser norma en el territorio nacional de forma generalizada con pleno respeto a los derechos humanos.

En su oportunidad, el Presidente del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México, Luis Wertman, coautor del libro, manifestó que el tema migrante no es prioridad ni de gobiernos, ni de funcionarios, y no tampoco es de presupuestos o recursos, es de políticas solidarias, de dignidad humana y de respeto a derechos humanos. El término deportado es mal usado, porque son personas obligadas por diversos motivos a trasladarse de ubicación y origen, y lo menos que deben recibir es trato humanitario de toda la sociedad.

La Coordinadora de Agenda Migrante, Eunice Rendón Cárdenas -autora del libro-, enfatizó que en México el tema no es nuevo y hoy la Presidencia estadounidense lo pone en la agenda pública actual por su agresividad de la deportación de migrantes. Destacó que la obra destaca el modelo de retorno aplicado en México, que no es empático con estas personas y no atiende casos en lo particular, sino de forma generalizada, lo que no contribuye a atender adecuadamente esta problemática.

El Director del Albergue para Migrantes “Hermanos en el Camino”, Padre Alejandro Solalinde, se congratuló de este libro porque pone atención en un tema fundamental que enfrentan las personas, la migración. Hay un drama, familias separadas, rotas y patrimonios abandonados en muchos casos. Pero quizá la mayor tragedia es enfrentar las condiciones en las que muchas veces tienen que retornar a su país, con abusos y vejaciones.

La representante de la organización “Deportados Unidos por la Lucha”, Ana Laura López -una persona migrante en retorno a México-, exhortó a la sociedad a integrar acciones ciudadanas y a las autoridades, políticas públicas de acompañamiento, orientación y apoyo sobre saber qué hacer y cómo hacerlo para reinsertarse con un primer contacto al llegar a nuestro país.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *