El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó reformar la Ley General de Cambio Climático

Desastres naturales cuestan al país 2 mil 942 millones de dólares anuales en promedio

 

México, Nov. 15.-El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó, por unanimidad de 404 votos, reformar la fracción II del artículo 29 de la Ley General de Cambio Climático, a fin de establecer centros de población o asentamientos humanos bajo criterios de resiliencia, lo que reducirá las pérdidas en futuros embates de la naturaleza.

 

El dictamen, enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales, busca reducir la vulnerabilidad de las comunidades expuestas a los riesgos por fenómenos meteorológicos y adaptarse a las consecuencias del cambio climático.

 

 

 

La resiliencia alude a la capacidad de los asentamientos humanos para resistir y recuperarse rápidamente de cualquier peligro plausible. Este concepto no sólo contempla la reducción de riesgos y daños de catástrofes (como pérdidas humanas y bienes materiales), sino la capacidad de volver rápidamente a la situación estable anterior.

 

El documento sostiene que México contribuye con 1.4 por ciento de las emisiones globales de CO2 y es el duodécimo país con mayores emisiones. Además, señala que la ocurrencia de desastres naturales le cuesta al país 2 mil 942 millones de dólares anuales en promedio, de acuerdo con el Informe Evaluación Global de Reducción de Riesgos por Desastres 2015 de la ONU.

 

Asimismo, detalla que los desastres naturales han causado en México la muerte de 4 mil 968 personas, la destrucción de 2.54 millones de viviendas y daños adicionales a 191 mil casas. Estas catástrofes han afectado a 87.62 millones de mexicanos. Las cifras seguirán en aumento, debido a la creciente urbanización, por lo cual, señala, es necesario transformar las comunidades y ciudades mexicanas a unas más resilientes y sostenibles.

 

Al fundamentar el dictamen, la diputada panista María de los Ángeles Rodríguez Aguirre refirió que al incorporar el criterio de resiliencia en este ordenamiento jurídico se logrará proteger de mejor manera a la población, sus vidas, sus bienes y la infraestructura de servicios y de atención. “Es una reforma pequeña, pero creemos que su repercusión no lo es, si no se convierte en letra muerta”.

 

Añadió que los cambios de los patrones climáticos pueden desencadenar catástrofes que afectarían a poblaciones humanas; por ello, los gobiernos de los tres órdenes deben tomar medidas necesarias de adaptación que coadyuven a reducir esta vulnerabilidad e incrementar la resistencia a esas catástrofes, así como mejorar la capacidad de recuperación del Estado, indicó.

 

El diputado José Alfredo Ferreiro Velazco (PES) se pronunció a favor de la reforma, toda vez que el cambio climático no es una moda, ni discurso, es un hecho, y si no hace algo pronto generará pérdidas de vidas humanas.

 

Hizo un llamado a trabajar sobre el ordenamiento territorial de del país, para que en verdad México pueda hacer frente a los embates de los fenómenos meteorológicos.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *