SECITI invierte en tres proyectos para desarrollar taxi eléctrico cien por ciento mexicano

Prototipo auto-electrico-

 

Por: Alberto Vega Vieyra·

México, Dic. 21.-La Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación (SECITI) de la Ciudad de México, destinará 23 millones 505 mil pesos en el desarrollo de tres proyectos para producir un taxi eléctrico cien por ciento mexicano, que permita a los prestadores de este servicio obtenerlo a un costo bajo o, en su caso,  convertir sus autos de motor de gasolina a  eléctrico.

 

 

 

Uno de los proyectos consiste en desarrollar un “kit” de conversión de motor de gasolina a eléctrico, lo que implica no utilizar combustibles fósiles, y el segundo proyecto tiene como objetivo el mejoramiento del banco de baterías, para lograr una carga que alcance un rendimiento de 200 kilómetros.

 

 

 

El tercer proyecto consiste en desarrollar un auto totalmente eléctrico con tecnología, ensamblado y materiales del motor cien por ciento mexicanos, para cuyo diseño se tomará la experiencia de los autos desarrollados por Giant Motors y Moldex para el Grupo Bimbo, yl se estima que el primer prototipo esté listo para julio de 2017.

 

 

 

En el caso del primer proyecto, la empresa Potencia Industrial, S.A. de C.V., es la encargada de desarrollar el “kit” y la batería de mayor rendimiento cuya vida útil sería hasta de 15 años. Se trabaja con pilas de litio, las cuales se recargan por ocho horas, y mientras se mantengan los niveles óptimos de carga  -que no bajen  de 20 por ciento-, el auto no necesitaría mantenimiento.

 

 

 

Daniel Islas, representante de la empresa Potencia Industrial, comentó que el objetivo del doctor René Drucker Colín, titular de la SECITI, es que se pueda realizar la conversión de tecnología, cuyo costo sería más bajo y aquellos prestadores de servicio de taxi no tengan que comprar un auto nuevo, cuando sus autos todavía estén en buenas condiciones y con la transformación podrían reducir las emisiones contaminantes como lo mandatan las leyes ambientales.

 

 

 

Una vez que hecha la conversión de motor de gasolina diesel, cuya transformación puede durar hasta tres meses según sea el caso, se entregaría un certificado que serviría para presentarlo ante la Secretaría de Movilidad, con lo cual les tendrían que expedir una nueva tarjeta de circulación para que el taxi pueda circular todos los días, además  se evitaría el pago de tenencia y verificación, explicó Islas.

 

 

 

La Comisión Federal de Electricidad, agregó, ha mostrado su apoyo para instalar cargadores sin costo alguno, especializados para cargar los taxis eléctricos, con una tarifa especial para hacerla accesible a los prestadores de este servicio de transporte público. Además, el auto tiene un cargador que puede conectarse a una corriente eléctrica de casa y al momento en el que la batería se carga completamente deja de pasar corriente, para evitar sobrecarga.

 

 

 

Daniel Islas,  señaló que actualmente la conversión fluctúa entre los 450 mil pesos, con autonomía de 200 kilómetros, y la mitad de ese precio,  si la batería tiene una autonomía de 100 kilómetros, “pero el objetivo de SECITI es que cuando se produzcan en masa el auto sea más accesibles y todos los taxistas que así lo deseen pueda tener autos eléctricos,  y se tenga una reducción en los precios hasta del 40 por ciento”.

 

 

 

Sobre el tercer proyecto, Martín Gutiérrez, Director de Planta y Post Venta de Giant Motors Latinoamérica, explicó que se trata de desarrollar el primer auto eléctrico hecho en México, ensamblado y con tecnología desarrollada en el país. Todos los componentes nuevos del motor eléctrico son de proveedores mexicanos.

 

 

 

“Tomamos ventaja de lo trabajado hace tres años por la empresa Moldex, que son los creadores del tren de motriz eléctrico y nosotros aportamos el chasis en el desarrollo de un auto en alianza con el Grupo Bimbo. Ahora, con la experiencia del vehículo de transporte queremos desarrollar un vehículo multipropósito, con una autonomía suficiente para que pueda utilizarse como taxi, y gracias al apoyo de la SECITI esto se llevará a buen puerto en 12 meses”, indicó Martín Gutiérrez.

 

 

 

Comentó que el desarrollo sería de un vehículo eléctrico, no es una conversión, porque todos los componentes están desarrollados para este tipo de auto. “El vehículo multipropósito nace a partir de la idea de que sea tanto de transporte de pasajeros como para mercancía. La versión para convertirlo en auto eléctrico se está trabajando, incluso puede utilizarse para traslado de personas con discapacidad, por ejemplo, si es necesario llevar a una persona con silla de ruedas”.

 

 

 

Se desarrolla el tren motriz eléctrico, que en el caso del taxi tiene autonomía de 150 kilómetros y es para uso rudo. Se trata de un auto ensamblado en México, en ciudad Sahagún y el tren motriz se ensamblaría en la planta de Moldex, que se ubica Lerma, Estado de México, con un auto cero emisiones y a un precio asequible, que podría ser 100 mil pesos debajo de los que actualmente están en el mercado, dijo Gutiérrez.

 

 

 

Además, agregó,  deseamos que se pueda convertir en un auto icónico de la CDMX, por lo que la SECITI  trabaja con diferentes organismos públicos, asociaciones de taxis y la Comisión Federal de Electricidad, con el propósito de ofrecer ventajas a los taxistas para que puedan adquirir uno.

 

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *