Germinados o brotes tiernos de alfalfa como el alimento saludable de la semana.

 

La alfalfa se llama Medicago sativa y pertenece a la Familia de las Leguminosas o Fabaceae; es un cultivo milenario que se originó en la antigua Persia hace más de 8 mil años y de ahí pasó a toda Asia, Europa y norte de África; la alfalfa era y es usada tanto en la alimentación humana como para los animales, principalmente los caballos. Los españoles la trajeron a México en el siglo XVI.

Recomendamos los brotes tiernos o germinados de la alfalfa por que 100 gramos nos proporcionan 930 unidades de antioxidantes y el Instituto Nacional de Cancerología recomienda 3000 unidades al día para prevenir los más diversos tipos de cáncer, a través de evitar alteraciones genéticas o mutaciones que provocan los radicales libres y varias sustancias artificiales y contaminantes, en miles de células nuevas, cada segundo, cuando se regeneran todos nuestros tejidos y órganos.

Cuando ya hay cáncer; la epigenina que contiene la alfalfa, destruye el caparazón de proteínas de mucina que forma cada célula neoplásica y al quedar indefensa, es destruida por los linfocitos del sistema inmune.

En promedio, 100 gramos de brotes tiernos o germinados de alfalfa nos proporcionan 26 kilocalorías, Grasa: 0.7 gr; Proteína: 6 gr; Carbohidratos: 5 gr; Fibra cruda: 4.5 gr, de los cuales 2 gr son pectinas, fibra soluble.

Vitaminas: A: 16 ug; Beta-carotenos: 0.74 mg; Vitaminas del complejo B; B1 Tiamina: 0.13 mg; B2 Riboflavina: 0.14 mg; B3 Niacina: 0.48 mg; B5 Ácido Pantoténico: 0.56 mg; B6 Piridoxina: 0.1 mg; B9 Ácido Fólico: 0.36 mg; Vitamina C: 130 mg; Vitamina E: 0.02 mg; Vitamina K: 0.305 mg.

Los germinados de alfalfa nos proveen de varios minerales: Calcio: 32 mg; Fósforo: 70 mg; Potasio: 79 mg; Hierro: 5.3 mg; Sodio: 15 mg; Magnesio: 27 mg; Manganeso: 5 mg; Zinc: 1 mg; Selenio: 0.6 mg; y trazas de Boro, Cromo y Cobalto.

La alfalfa es fuente de varios Fito-estrógenos; materias primas vegetales que el cuerpo humano usa para fabricar hormonas, pues contiene 3% de Saponósidos; un grupo de Isoflavonas como la Genisteína, Biochanina, sojasapogenoles; Inositoles como el cumoestrol y Fitosteroles como el Campesterol y el Estigmasterol; sustancias todas ellas que explican por qué la alfalfa se usa en todo el mundo para producir más leche, como galactógena; para regular el ciclo menstrual, mejorar la fertilidad y en el climaterio, para prevenir o reducir las molestias de la menopausia.

Los germinados o brotes tiernos de alfalfa se recomiendan consumir diariamente en alguno de los tres platos o raciones de 300 gr de ensalada cruda.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *